[David Mauas, Jerusalén, 1997]

Hace semanas que, desde que comenzó este nuevo capítulo de este antiguo conflicto de Oriente Medio, intento organizar mis pensamientos. Quisiera poder tener una visión clara de lo que debería ser. Me afano en esto. Leo prensa de distintos países, veo noticias de distintas cadenas, hablo con amigos que lo viven de cerca. Pero nada. Cada día me encuentra, si bien no más confuso, sí con la incertidumbre de qué es necesario hacer primero. Son muchos los elementos que se mezclan, que bailan en esta danza macabra de telediario. Mi enojo, mi indignación, se reparten por igual. La ineptitud y la soberbia del gobierno israelí; la brutalidad de los líderes árabes que siguen negando el derecho de un país a existir; la cobardía de los movimientos integristas, que entre atentados suicidas y katiushas desde casas privadas, incendian constantemente la zona; la preocupante y desvergonzada candidez de la prensa y la mal llamada “izquierda europea” (Israel “mata”, los israelíes “mueren”. El Ejercito hebreo “asesina”, un ataque de Hezbollah “se cobra la vida”, etc…); la triste pasividad de todos los pueblos involucrados…
Mientras tanto, la quinta parte de los libaneses se han convertido en refugiados, al igual que un número incalculable de israelíes.
Son los pueblos los que deberían hacer el esfuerzo de expeler de su seno, sin piedad alguna, a todos los elementos desequilibrantes. Son los propios habitantes los que deberían echar a patadas en el culo a todos los vecinos dispuestos a provocar. Somos cada uno de nosotros, estemos dónde estemos, quienes tenemos la responsabilidad de expulsar a todos los cobardes “matterazies” o bravucones “zidanes”.
Hasta que no se asuma esto, la lista de agravios y reclamos no hará más que alargarse…
C. me contaba que en el pueblo de su abuela, alli por el sur de Francia, hay dos casas que pertenecen a dos hijos de una misma familia. Ellos a su vez tiene familia, hijos, nueras. Entre las dos ramas familiares no se hablan. Se odian. Pero la verdad es que ya nadie recuerda el motivo original de la pelea…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .