Es cómo si en un último ataque de lucidez -instintivo, por cierto- los niños se negarían a entrar en esa moledora de carne que es la educación institucionalizada. Se resisten, lloran, patalean… la guerra esta perdida. Lo intuyen. Lo saben. Pero es la única manera de no caminar mansamente hacia su perdición…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .