Me levanto contento. Nathan se despierta justo cuándo suena el despertador. Ante la sorpresa, le digo a C.: “¿has visto?, ¡durmió seis horas seguidas!”. Ella me mira con ojos cansados y dice: “no, quién durmió seis horas seguidas fuiste tu”.