El festival. En ausencia del director, el proyeccionista confundió el orden de las bobinas. Nadie se dio cuenta. El público asistente creyó encontrarse ante una obra maestra, que hacía caso omiso del desarrollo normal de los acontecimientos. Alguien llegó a decir que era una parábola del exilio…