Discernir entre el valor y el precio. Raras veces el valor y el precio son idénticos. Muchas pagamos un alto precio por algo que no tiene valor alguno. Otras, bien pocas, los hallazgos son de un gran valor y su precio, bajo. Haciéndonos dueños de la determinación del valor, nos hacemos más libres.