El problema del lobo: para poder descubrirlo, no hay que mentarlo todo el tiempo.

Anuncios