Siempre sentí aversión a los domingueros, a los ‘usuarios’ de días festivos. Calles que se llenan de personas que solo las visitan los días señalados… son los ‘amateurs’ de la ciudad. Se ve en su andar, en su mirar de rebaño, en su vestir de fiesta. Chocolate con churros, barrio gótico, un poco del Raval… 

(diciembre 2014)

Anuncios