Narrar historias, y no hacer referencia a las condiciones económicas de sus protagonistas, es falsear la realidad.

Anuncios