El sueño, secreto e inconfesable, de todo outsider es recibir algún día el reconocimiento institucional. Pocos son los que logran mantenerse al margen.