– Por la tarde, cuando te venga a  buscar, no nos quedaremos en el patio de la escuela. 
– ¿Por qué? 
– Es lo que habíamos quedado. Si quieres, podemos pasar por la panadería y comprar algo que nos guste y después ir al parque. 
– ¡Pero yo quiero estar con mis amigos!
– ¿Acaso no estás con tus amigos en la escuela? Mira, tu estas con tus amigos todo el día, y luego estamos también nosotros dos. Yo también quiero estar contigo y estar juntos… Como ayer, ¿te acuerdas? Estuve con mis amigos y luego nos encontramos y dimos una vuelta nosotros.  
– Pero a mi me gusta estar con tus amigos… 

(octubre 2019)