No hay cosa más engreída que el «arte reivindicativo». En el mejor de los casos, es inocuo; en el peor, hipócrita. En general, ambas cosas.