#104

El profesional de la memoria. Convertido en una reconocida autoridad en la materia, va pavoneándose por los pasillos institucionales reclamando una representación que nadie le ha dado: los asesinados no pueden votar. Cobarde como es, de haber convivido con ellos, hubiera mirado para otro lado (lo imagino acomodándose con los mandamases de turno, arrellanado en el sillón de un trabajo bien remunerado, burocrático y gris). Hoy se erige en portavoz de quienes no tienen voz. Es tal el desamparo de las víctimas, que hasta les roban su representación.

(agosto 2016)

#102

Me acerco y no me ve, cejijunto como está jugando con su lego. Pone una pieza sobre otra. Habiendo finalizado, observa su obra con la satisfacción de un arquitecto consumado. Solo ahora se percata de mi presencia.
¿Qué has construido? ­–pregunto ‘paterñoño’– ¿Una torre?
No, papá –contesta indignado e incomprendido– ¿Pero no lo ves? ¡Un hotel!

(julio 2017)

#101

Siempre sentí aversión a los domingueros, a los ‘usuarios’ de días festivos. Calles que se llenan de personas que solo las visitan los días señalados… son los ‘amateurs’ de la ciudad. Se ve en su andar, en su mirar de rebaño, en su vestir de fiesta. Chocolate con churros, barrio gótico, un poco del Raval… 

(diciembre 2014)