#64

 
Todo lo que huele a burocracia me pone enfermo… nunca logro marcar la casilla correcta. No es distinto a los que me pasa con los manuales de usuario de los electrodomésticos. Siempre que me enfrento a ellos, como a un formulario de declaración cualquiera, me digo: “esto está hecho para que lo entienda cualquier hijo de vecino, vamos David, tu puedes, ánimo”. Y nada. Lo que se dice nada. Tengo que llamar a alguien para que me ayude. Recuerdo cuándo de niño nunca lograba mantenerme en la fila como dios manda. Siempre dando la nota. La maestra me reñía. “No lo hago adrede, maestra, le prometo que no”. Es que… esto de estar en fila no es lo mío, pensaba ya a edad tan temprana.
¿Se nace así? ¿Se hace uno así? ¿Tan difícil tiene que ser marcar con una cruz un rectángulo o poner el tornillo en el lugar que te indica el dibujito del manual?
El otro día compramos un ventilador. ¿Cuántas piezas puede tener un aparato tan sencillo? Me llevo un montón de tiempo ensamblarlo. Y al final, hasta me sobraron tornillos. ¡Qué arte! 
Los formularios, como los manuales de usuario, se presentan ante mi como un misterio al que me es imposible acceder. 
[ julio 2014 ]